3 consejos para crear una experiencia de compra para tu cliente

1
388

Hoy en día los clientes buscan comprar experiencias únicas más que productos, esto se debe a la influencia de la globalización, nuevas tendencias del mercado y desarrollo de las industrias. Ya no es suficiente ofrecer un producto con normas ISO o “hacer las cosas bien”, ahora se necesita crear recuerdos memorables y ofrecer un servicio de clase mundial. ¿Cómo se hace esto? En este blog te daremos 3 consejos para que puedas crear experiencias que sean diferentes a las de la competencia y significativas para el consumidor.

1. Creación de valor a la persona

El producto/servicio debe ser capaz de generar efectos emocionales en el cliente.  Esto se puede lograr estableciendo valores y filosofías que abarquen todas las áreas del negocio, y finalmente permitan a la empresa ofrecer experiencias que tengan larga trascendencia. Aunque esto parece complicado de implementar, estas experiencias se consiguen a través de la innovación en cada proceso por más simple que sea, comenzando por las áreas más sensibles de la empresa que tengan contacto directo con el cliente; por ejemplo, el área de cobranza o comercialización. La creación de valor de la persona se debe trabajar con anticipación ya que para crear una experiencia completa se debe trabajar en el desarrollo de la misma. Adicionalmente, no debemos olvidar, que el producto no es suficiente sino que la experiencia es el verdadero foco con el que se va a crear vínculos emocionales con el cliente.

2. Establecer la esencia de la marca en base a conceptos

¿Qué es lo que los clientes ven al llegar a la empresa? ¿Qué huelen? ¿Qué palpan? ¿Qué escuchan? Se debe definir y documentar mediante imágenes o palabras las experiencia que deseamos generar en los clientes para poder diseñar nuestra imagen, personalidad de marca y detalles de servicio, e incluso la infraestructura de nuestro negocio. Cada parte del negocio es de suma importancia y podrán crear una memoria sensorial en el cliente que a la larga causa satisfacción. Se debe incluir las zonas de recepción y atención al cliente e incluso los servicios sanitarios. ¡Cada detalle es un punto a tu favor.

3. Detalles “que no cuestan” y retraoalimentación de tu equipo de trabajo

Estos detalles deben ser establecidos como políticas de imagen interna; por ejemplo buenas prácticas para hablar por teléfono (saludos y despedidas), sonrisa permanente en el personal de contacto y otro tipo de entrenamiento como el trato delicado y periódico de los clientes. Recuerda: ¡Se debe ENTRENAR CAMPEONES! Además, no olvides… tu equipo puede tener una amplia cantidad de buenas ideas que te sorprenderán. Por esta razón, debes tomar decisiones e implementar nuevos procesos empoderando al personal de contacto con el cliente también.

Para saber qué tan bien estás haciendo tu trabajo no olvides evaluar los resultados mediante encuestas de salida e incluso el contacto personal al consumidor. ¡Atrévete a preguntarle qué fue lo que le gustó o no le gustó! ¿Cómo estuvo la atención? ¿Qué cambiaría en su próxima visita? Y recuerda, las experiencias cuentan para el cliente como el 70% del servicio final, es por eso que debemos ponerles tanto esmero. ¡El truco está en plantearse las estrategias adecuadas tomando en cuenta la empresa, el cliente y la competencia! Los fondos debemos destinarlos a sobresalir en los aspectos que nos permiten ser más eficaces y aumentar la habilidad mental ponernos en los zapatos de un cliente real o potencial con mucha atención y dedicación, ya que esto nos permitirá estimular nuestra imaginación e innovar.

 

Eduardo Jaramillo
Presidente-PACIFIC
Box Emprendimiento
Link artículo: http://bit.ly/2pHJaM8

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here