¿Ser empleado o tener mi propio negocio?

0
260

No hay tortura más grande que trabajar en algo que no nos apasiona, o vivir con miedo de un día perder nuestro trabajo. ¿Alguna vez has pensado: ¡Quisiera emprender mi propio negocio en algo que me apasiona hacer!? Sin embargo, ¿pierdes la ilusión de emprender cuando palpas la situación de crisis que nuestro país atraviesa? ¿O tal vez cuando piensas emprender solamente te invade el miedo de perder  los ingresos fijos mensuales que un empleo te da? Entonces, la pregunta crucial es: ¿Debería ser empleado o emprender mi propio negocio?  Para resolver esta inquietud nos encontramos con un dilema de miedos y paradigmas que debemos enfrentar, y en algunos de los casos romper.

“Cada día me miro en el espejo y me pregunto: ‘Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?’ Si la respuesta es ‘no’ durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo”.  Steve Jobs

¿En qué etapa de nuestra vida deberíamos dar el salto a ser un emprendedor?  Cuando somos empleados de una empresa por mucho tiempo, llegamos al punto de no saber si nuestras capacidades están al servicio de nuestro empleador o si el trabajo ha tomado riendas de nuestras capacidades e incluso a veces de nuestro estado de ánimo. Los trabajos demasiado técnicos o procedimentales, en la mayoría de las veces, nos dan mucha experiencia y nos permiten aprender sobre un tema en específico; sin embargo no siempre podemos trabajar en lo que nos apasiona, y es entonces cuando nos encontramos con un estancamiento personal.  La decisión de ser emprendedor inicia con el atrevimiento de romper el paradigma del miedo a arriesgarse. ¡Empezar un negocio es avanzar y no quedarse atrás!

Si tu día a día poco a poco se convierte en una rutina, sientes que podrías crecer más económicamente y personalmente para ofrecerle una mejoría a tu familia pero sobre todo a ti mismo  o tienes miedo de algún día perder tu empleo, estás  pasando por los tres principales indicadores que te dicen que debes saltar a la valiente decisión del emprendimiento. Recuerda, un negocio es un reflejo de ti mismo. Si piensas que emprender es muy complicado o implica demasiado riesgo, debes negar y despedir esas percepciones de ti y disponerte a imaginar y ver lo que hay en tu entorno para después crear. ¡El primer paso para emprender es innovar!

Además, si conoces  cómo hacer algo mejor que otras personas en tu empresa o tienes un tema en específico en el cual estás realmente interesado en emprender, tienes una ventaja que te permitirá comenzar tu emprendimiento. ¿Por qué ser empleado cuando podrías ayuda al crecimiento económico del país, generar fuentes de empleo, servir a la sociedad y mejorar tu estilo de vida? Si bien dar el primer paso puede ser complicado, te aseguramos que la alegría que te dará vencer la incertidumbre valdrá más que todo.

Si no conoces como iniciar tu emprendimiento pero tienes una idea que quisieras poner en
marcha.  puedes tomar un modelo de referencia para el desarrollo de tu negocio o asesorarte para recibir una guía. Lo importante es dar el primer paso y saber que tu negocio estará el servicio de tu vida y ya no tu vida al servicio de algún negocio. Emprender es un reto y un estilo de vida que puede mejorar tu día a día y tu bienestar como el de tu familia también. ¿Te atreverás a hacerlo?

Eduardo Jaramillo
Presidente-PACIFIC
Box Emprendimiento
Link artículo: http://bit.ly/2qtksvU

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here