Emprendimiento en Ecuador

0
1398

El pasado 11 de octubre, la AEI (Alianza para el Emprendimiento y la Innovación) entregó a las autoridades de Gobierno, la propuesta para la elaboración de la Ley Orgánica de Emprendimiento e Innovación. El objetivo es que sean analizadas al interior del Gobierno y puedan entregar la normativa a la Asamblea Nacional para su aprobación.

Camilo Pinzón, presidente de la AEI, señaló que esta propuesta promueve el crecimiento económico a través de cuatro puntos: las reformas al marco legal y la reducción de la tramitología, el fomento a emprendedores, el acceso a financiamiento y el apoyo a la innovación. Aquí hacemos un acercamiento a las principales motivaciones y desafíos de esta propuesta, que nace en AEI, una red de más de 80 actores públicos, privados y de la Academia que comparten una visión y una estrategia para potenciar al Ecuador como uno de los países más emprendedores e innovadores de la región.

A pesar de que Ecuador figura como el país segundo país más emprendedor del mundo, el impacto que generan los negocios ecuatorianos en cuanto a creación de empleo es bajo, tanto así que el 72.8% de los emprendimientos son unipersonales y con bajas expectativas de crecimiento y de generación de empleo. Adicional al bajo impacto de los emprendimientos en la generación de empleo, también se observa un estancamiento en la internacionalización de los negocios, donde el 92% de la actividad emprendedora no tiene clientes internacionales, cifra muy por encima de países como Colombia y Chile quienes muestran tasas de 67 y 52% respectivamente.

Ante este escenario, entre los objetivos de la política económica del Estado está incentivar la producción nacional, la productividad y competitividad sistémica, la acumulación de conocimiento científico y tecnológico, la inserción estratégica en la economía mundial y las actividades productivas complementarias en la integración regional.

Para ello, es necesario fomentar el emprendimiento y la innovación a nivel nacional como base del desarrollo productivo del Ecuador, con la participación activa de los actores Públicos y Privados que forman parte del ecosistema del emprendimiento, a fin de que puedan discutir, trabajar y crear espacios que ayuden a mejorar el clima de negocios de los emprendedores del país, identificando las problemáticas existentes y poder construir estrategias para superarlas buscando soluciones y alternativas.

El emprendimiento no puede limitarse a la creación de nuevas empresas o negocios que oferten productos ya existentes en el mercado, es necesario que el país cuente con Innovación, articulando enlaces entre los organismos públicos, academia y el sector privado en procesos de investigación básica y aplicada, construyendo una cultura de innovación desde los niveles educativos con mayores inversiones en investigación, protección intelectual, transferencia de tecnología hacia las pequeñas, micro y medianas empresas, contando con incentivos para la canalización de recursos económicos e intelectuales enfocados a enfrentar los desafíos de la demanda actual y del futuro con visión global.

El objetivo de la propuesta de Ley de Emprendimiento es crear las bases para que el Ecuador sea un país que impulse el surgimiento y desarrollo de emprendedores y de empresas innovadoras con potencial exportador, que contribuyan a la transformación de la matriz productiva y al fortalecimiento de la base competitiva nacional, al trabajo participativo y aprendizaje continuo de todos los actores del ecosistema de emprendimiento e innovación a nivel nacional, para fomentar el despliegue de talento innovador y la generación de empleo productivo, manteniendo una articulación de recursos de instituciones públicas, privadas y académicas coordinadas para que de manera proactiva generen incentivos y eliminen barreras para el fomento del emprendimiento e innovación.

El impulso al emprendimiento permitirá consolidar el paso de un patrón de especialización primario importador y extractivista a uno que privilegie la producción diversificada y con mayor valor agregado, así como la capacidad para ofrecer servicios basados en la economía del conocimiento y la biodiversidad, basándonos en las capacidades y los conocimientos de la población. Por lo cual es fundamental el impulso legislativo para fomentar una cultura de emprendimiento.

Partiendo de la transformación de la matriz productiva para lograr la sociedad del Buen Vivir, convirtiéndose en un objetivo transversal como país, este proyecto de ley busca consolidar las diferentes iniciativas públicas y privadas en un sistema nacional de impulso al emprendimiento, que se encuentre concatenado por una entidad rectora que supervise cada una de las etapas del emprendimiento, yendo más allá de un apoyo económico, sino ofreciendo un acompañamiento constante al emprendedor hasta lograr emprendimientos consolidados.

Fuente: http://lideresparagobernar.org/emprendimiento-en-el-ecuador/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here