Estrategias para el desarrollo de nuevos productos

0
698

Existen diversas estrategias que las empresas deciden adoptar con el objetivo de mantener sus ventajas competitivas. La innovación, es un elemento clave para que estas empresas tengan la capacidad de examinar oportunidades del mercado y preferencias del consumidor, factores que les permitirá su sostenibilidad a lo largo del tiempo. Dentro de las estrategias, la orientación emprendedora (OE) y la orientación a la alianza (OA), son estrategias muy bien reconocidas por sus beneficios para el desarrollo de nuevos productos (DNP).

Sin embargo, la búsqueda de OE conduce a las empresas a decisiones de gestión que involucran riesgos y el despliegue de recursos escasos. Por otro lado, es importante recalcar que las empresas son sistemas sociales que consisten en interacciones dentro de la misma empresa, así como entre la empresa y su entorno externo, y finalmente las interacciones que entre ellas se den.

Foto: Pixabay

Las alianzas entre empresas, se pueden ver como un medio para mitigar el riesgo y superar las limitaciones de recursos que las organizaciones puedan tener. Esto sugiere que las empresas pueden beneficiarse al alinear la OE con la OA. Si bien las mencionadas orientaciones parecen ser complementarias para que las empresas desarrollen una ventaja en el DNP, en la actualidad no existe una visión integradora que incorpore estas dos perspectivas.

El efecto combinado de OE y OA en el proceso y el rendimiento de DNP, sigue sin estar claro. Esto define la importancia de comprender las implicaciones de rendimiento de la alineación OE / OA en el proceso de desarrollo de nuevos productos.

El Proceso de Innovación

Sin duda, el proceso de innovación es complejo debido a que encierra la generación de ideas, desarrollo de productos, creación de prototipos, pruebas y producción. Con esto en mente, el proceso de innovación está compuesto por dos etapas específicas, la creatividad (generación de ideas) y la implementación de las ideas generadas. En la primera etapa, el equipo de DNP genera ideas útiles.

Luego, para determinar si son novedosas, las ideas deben compararse con las actuales y verse como capaces de crear valor para los proyectos de DNP. Por otro lado, la implementación de la generación de las ideas representa la etapa posterior en la que la idea novedosa se desarrolla más allá de su estado inicial.

Ambas etapas del proceso de innovación tienen impacto en los proyectos de DNP. Cada una de las orientaciones estratégicas afecta el comportamiento colectivo de los proyectos de DNP de manera diferente. Estudios han encontrado que la orientación estratégica de las empresas pueden afectar la base continua de las decisiones y actividades.

Alineación entre la Orientación Emprendedora y la Orientación hacia la Alianza

OE y OA representan orientaciones intra e inter-empresariales, respectivamente, y cada una está asociada a una lógica diferente con diferentes influencias en el proceso de desarrollo de productos. Específicamente, OE incluye las decisiones, actividades y prácticas que toma una empresa para ingresar a un nuevo mercado.

En otras palabras, las empresas que asumen una estrategia de  OE son innovadoras con relación a los productos, actores proactivos que se caracterizan por su alta disposición al riesgo para vencer a sus competidores. Por lo tanto, OE se hace eco del aprendizaje exploratorio mediante el cual una empresa examina los diferentes conocimientos y supuestos relacionados con los clientes, los competidores y las tendencias para prever actividades disruptivas.

En este sentido, las empresas pueden querer adquirir nuevos conocimientos técnicos para ofrecer mejores soluciones. En conclusión OE es una orientación estratégica agresiva que impulsa el DNP con altos niveles de incertidumbre y riesgo.

A diferencia de OE, OA puede describirse como una cartera de habilidades de una organización que le permite detectar su entorno e identificar oportunidades de asociación, administrar sus estrategias de alianza y absorber el conocimiento de sus experiencias de alianza.

Por otro lado, OA genera comportamientos de innovación de productos al agrupar y desplegar los recursos de las empresas asociadas en los propios conocimientos, rutinas y procesos de la empresa, lo que le permite competir mejor en el mercado. En otras palabras, OA proporciona un conjunto de recursos que le permiten explotar oportunidades de mercado y reposicionarse, manteniendo su ventaja competitiva.

De hecho, las competencias, los procedimientos y los recursos que una empresa obtiene mediante alianzas no pueden ser observados e imitados por los competidores. Además, OA proporciona recursos y competencias complementarias que permiten a una empresa explorar nuevas áreas fructíferas.

Foto: Pixabay

Sin embargo, la orientación estratégica que asume una empresa puede definir la forma en que la empresa aprende y sus mecanismos para mantener la coherencia entre los objetivos de la estrategia y las actividades relacionadas al desarrollo de nuevos productos.

De esta manera, la orientación de una empresa puede moldear el entorno interno y la manera en que los miembros de la organización procesan la información y se comportan, respaldados por sistemas de control y recompensas específicos.

En este sentido, tanto OE como OA avanzan las iniciativas estratégicas que fomentan comportamientos y prácticas que mejoran el desarrollo de nuevos productos. Los académicos han señalado resultados conflictivos con respecto a los resultados de DNP al adoptar una orientación estratégica única (Kollman & Stockmann, 2012).

Por lo antes expuesto, es probable que tanto OE como OA sean necesarios simultáneamente para el éxito óptimo del producto. En consecuencia, las empresas pueden considerar tanto OE como OA como una combinación de estrategias, teniendo un efecto positivo combinado en los procesos y actividades que conducen a la innovación de productos.

De acuerdo al análisis realizado, argumentamos que alinear estas orientaciones puede permitir a las organizaciones identificar nuevas oportunidades y recursos que les permitan maniobrar en sus entornos de mercado.

En este sentido, la gerencia tendría que poner atención en:

1. El proceso de DNP, no hay una contradicción entre las diferentes orientaciones estratégicas. Por el contrario, cada orientación estratégica pretende desarrollar la exploración o explotación del conocimiento.

2.- Sin lugar a dudas, el conocimiento es elemento clave para la innovación. Por lo tanto, existen diferentes formas en que el conocimiento se captura y comparte durante el proceso de DNP.

3.- Cada una de las orientaciones estratégicas admite prácticas específicas de intercambio de conocimientos que impulsan el aprendizaje, lo que a su vez acelera de manera efectiva el proceso de DNP. Es importante examinar el equilibrio que se debe crear para ayudar a la innovación.

Desarrollado por: Ph.D. Adriana Amaya

Profesora ESPAE Graduate School of Management- ESPOL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here