¿Cómo la educación en Emprendimiento impulsa el talento humano?

0
606
Foto: Pixabay

Hoy en día, el emprendimiento como un tipo de educación complementaria para los jóvenes ecuatorianos es clave para que adopten competencias que les permitan asumir riesgos, ser independientes y tengan plena confianza en su futuro laboral o negocio propio. Una persona emprendedora es alguien que tiene iniciativa, visión, constancia y disposición para alcanzar sus objetivos.

Según la metodología de Empretec, empleada por ConQuito (aliado AEI), los emprendedores tienen tres patrones o conjunto de comportamientos: el primero es el de la planificación, el segundo el del logro y el tercero el del poder.

El conjunto de la planificación se refiere a la búsqueda de información, a fijarse metas y a la planificación sistemática y seguimiento de las actividades en el tiempo. Por su parte, el conjunto del logro involucra la búsqueda de oportunidades e iniciativas, la persistencia, el cumplimiento, exigir eficiencia, calidad y correr riesgos calculados. El conjunto del poder se refiere a la persuasión, contar con aliados que apoyen el proyecto, a la autoconfianza e independencia.

Dentro del ecosistema de emprendimiento e innovación del Ecuador, según AEI (2014)[1],el objetivo del dominio Talento Humano es desarrollar el talento emprendedor e innovador y dotar a los futuros emprendedores de las capacidades y habilidades emprendedoras necesarias. Sin embargo, existen falencias o brechas que AEI ha identificado, las cuales son:

  1. Se requiere fomentar el desarrollo de vocaciones, capacidades y actitudes emprendedoras, a través de todo el sistema educativo sobre todo en primaria y secundaria.
  2. Existen mallas curriculares poco orientadas a desarrollar competencias innovadoras.
  3. Se evidencia la desvinculación entre oferta y demanda de mano de obra especializada.

En este sentido, “mientras los actores que fomentan al emprendimiento tengan claro la importancia de la educación y el desarrollo de habilidades en la vida del emprendedor, más fácil será plantear las expectativas que se tengan de cada proyecto” (AEI, 2014).

Las principales acciones recomendadas que AEI expone para reducir las tres brechas mencionadas son:

1.- Desarrollo vocacional y actividades extracurriculares en años secundarios.

2.- Programa de entrenamiento a docentes.

3.- Currículo empresarial en años universitarios.

4.- Programas de capacitación para distintos tipos de emprendedores.

5.- Difusión de carreras necesarias para el desarrollo del sector privado en colegios y universidades, bajo programas de orientación vocacional.

6.- Fomentar pasantías laborales y otros programas para estudiantes de secundaria y primeros años universitarios en empresas de vanguardia tecnológica.

Es por ello que si una persona se forja en emprendimiento, tendrá la actitud y aptitud para ejecutar proyectos. Esto, a través de ideas, oportunidades y afrontando las adversidades. En definitiva, podrá descubrir sus habilidades y cómo ganar dinero por medio de un proyecto sostenible.


Gerente de Proyectos Talento Humano AEI

[1]AEI (2014), Ecuador, un país emprendedor e innovador en el 2020. Estrategia para desarrollar un Ecosistema de Emprendimiento e Innovación. Disponible en: https://unctad.org/en/PublicationsLibrary/epf_npd02_Ecuador_es.pdf

Desarrollado por: Diego Parreño,

Gerente de Proyectos Talento Humano AEI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here