Generando valor compartido más allá de la rentabilidad

0
486

No se trata de una obra de caridad, tampoco de un estilo de vida, más bien hace referencia al cambio de mentalidad de quien dirige una empresa para dejar de lado la idea de que las organizaciones buscan enriquecerse a costa de lo que sea. El valor compartido nace como una nueva forma de plantear oportunidades de negocio que revitalicen el mercado. 

Foto:pixabay

Sin embargo, se debe tener clara la diferencia entre responsabilidad social y valor compartido. La primera se refiere a reducir el impacto de una empresa con un presupuesto limitado, mientras que el segundo busca rentabilidad ayudando a varios grupos sociales. 

Por ello, crear un sistema ‘ganar-ganar’ requiere de un proceso mediante el cual la innovación descubra nuevos nichos de mercado. En este sentido, se optimiza el uso de recursos que la empresa oferta para crear un circulo virtuoso con la comunidad. Se construye una red de aliados para consolidar el bienestar colectivo, con el fin de generar un impacto positivo.

Foto: pixabay

Un claro ejemplo del manejo de este proceso es el empleado por la empresa Pacari, que logró mejorar la calidad de vida de los productores cacaoteros. Esto, mediante el desarrollo de cadenas productivas, lo que generó excelentes prácticas en el cultivo de materias primas, mejor calidad de su producto. Es decir, tanto el productor, como la empresa que recibe el cacao ganan.

El valor compartido es la estrategia empresarial que busca identificar oportunidades de generar un plus para la empresa y para las comunidades. Por ejemplo, Corporación Favorita tiene sus ejes de valor compartido definidos: nutrición, ambiente, educación, equidad y emprendimiento. Todos ellos benefician a los integrantes de su cadena de valor, la misma que involucra a colaboradores, proveedores, accionistas, clientes, ambiente y la comunidad en general. Así lo detalla María José Toro, subgerente de Comunicación Corporativa de la empresa.

Adicionalmente, el valor compartido en el país hace que seamos más competitivos, innovadores y mejoremos procesos para aportar a las comunidades, como lo explica Sebastián Hurtado, fundador de Profitas. “Nuestra estrategia fue examinar nuestro negocio, entender los problemas sociales que rodean el mismo. Así, desarrollamos iniciativas para mejorar esos problemas de manera alineada con nuestros objetivos”, comenta Hurtado.

Foto:pixabay

En definitiva, para que el valor compartido tenga resultados debe estar anclado a la filosofía de la empresa con el fin de que el crecimiento económico tenga una base sólida para la implementación de cualquier proyecto. Además, lograr el crecimiento de una comunidad facilita la localización de nichos de mercado poco explorados que benefician al empresario, la sociedad y el país.

Finalmente, el valor compartido aumenta la seguridad de la empresa a largo plazo y garantiza inversiones de calidad.

Desarrollado por: Diana Asimbaya, Ejecutiva de Comunicación Corporativa AEI

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here